CARTAS DE AMOR DE FERNANDO PESSOA E OFLIA QUEIROZ PDF

This book is not yet featured on Listopia. And each produced a large body of poetry. Learn more about Amazon Prime. Read more Read less. ComiXology Thousands of Digital Comics. Jorge Bogalheiro rated it it was ok Jan 22, Goodreads helps you keep pezsoa of books you want to read.

Author:Moogujas Faeran
Country:Russian Federation
Language:English (Spanish)
Genre:Personal Growth
Published (Last):2 May 2009
Pages:114
PDF File Size:14.21 Mb
ePub File Size:2.69 Mb
ISBN:630-3-27046-918-6
Downloads:58020
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Taulrajas



Y la amorosa en particular, una curiosidad irrefrenable entre sus celebrantes. Sin duda. Pero es en ese lenguaje infantil que expresan, constantemente, la ternura y aun el deseo que cada uno despierta en el otro.

Y le dice, arrebatada, que quisiera acunarlo en sus brazos. Todo lo que siente y le sucede, piensa y cree ingresa en tropel a sus cartas. Las suyas son cartas breves, medidas, sin arrebatos. El ingenio suple, a veces, la falta de espontaneidad y la notable pobreza informativa sobre su vida.

El libro que las agrupa contiene 51 cartas de Pessoa. Su parquedad la enoja. Una y otra vez le pregunta si la quiere. Fernando trata de explicarse: no le gusta escribir cartas. Menos aun, amorosas. Y eso es lo triste. Quisiera verla. Verla en serio, horas. Los dos residen en Lisboa. Fuera de ese escenario sin privacidad, se ven muy poco, casi a escondidas y siempre fugazmente.

Ella no coincide. Hijita: No veo nada claro el futuro. Ambos aluden a ellas. Quince, veinte minutos. Vive para escribirle. Lo quiere, lo espera, lo busca sin pausa. Hacia septiembre de , el repliegue de Pessoa se ahonda. No hay respuesta. El 27 de noviembre decide romper. Siempre la misma forma de proceder. Me doy cuenta de que no soy tu ideal, lo comprendo claramente.

El 29 de noviembre de le confiesa que ya no la ama. Ofelita: Agradezco tu carta, me trajo pena y alivio a la vez. No es necesario que comprendas esto. Era para ella un personaje inventado por su "Fernandito". Lo hace para manifestarle el desagrado que le inspira. A Pessoa le ruega que se libere del ingeniero. Le parece de muy mal gusto que le permita apoderarse de sus cartas.

Pessoa se excusa. Le explica que no puede evitar sentirse avasallado por Campos. En un punto, no miente. A la necesidad de ordenarla y completarla. Las cartas de amor del poeta, como queda dicho, se editaron por primera vez en Ella, entonces, vuelve a escribirle. Lo quiere. Quiere verlo a su lado. Pessoa no llega tan lejos. No lo hizo en el pasado, no lo hace tampoco ahora.

Es, pues, hora de realizar mi obra literaria, completando unas cosas, agrupando otras, escribiendo aquellas que falta escribir. No la pareja. Radicarse en Sintra, en Caxias, en Cascais. O que, si se aleja, lo haga con ella. Promete no perturbarlo. Estar a su lado, cuidarlo. Apartarlo del alcohol que lo envenena. Pessoa, molesto, se encrespa otra vez. Pessoa no obtiene el empleo que busca. El aguardiente lo inutiliza, desbarata sus planes de trabajo. Promete verla, no lo hace.

Le escribe poco y nada. El alcohol ocupa en su vida el tiempo que no le dedica a ella. Cada tanto, una carta de Campos. Su crueldad, su sarcasmo. Su desprecio por Pessoa. Alguien que lo proteja. Una mujer. Y esa mujer es ella. Pocas, sin esperanza. Reitera ese mismo saludo en el El 29 de noviembre, Pessoa es hospitalizado.

Su marido fue Augusto Soares, hombre del ambiente teatral. Recuerdo sus ojos. En ellos vi, intactas, la vivacidad y la dulzura que cautivaron a Pessoa.

COMPUTING CONCEPTS WITH JAVA 2 ESSENTIALS BY CAY HORSTMANN PDF

Cartas de amor de Fernando Pessoa e Ofélia Queiroz

.

J BHASKER VHDL PRIMER PDF

Pessoa y Ofélia, una historia de amor

.

Related Articles