CUENTO LA ZARPA DE JOSE EMILIO PACHECO PDF

Far, far away. En the last non-Communist Government in Latin America, that of Mexico, is replaced by a Chinese supported military junta. The change occurs at the end of a decade of frustration and failure for the United States. Famine has swept repeatedly across Africa and South America.

Author:Bagis Taunris
Country:El Salvador
Language:English (Spanish)
Genre:Finance
Published (Last):26 April 2014
Pages:142
PDF File Size:18.39 Mb
ePub File Size:4.57 Mb
ISBN:696-3-19274-143-5
Downloads:20717
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Nijinn



Le ser difcil entenderme. No sabe cunto me apena quitarle tiempo con mis problemas, pero a quin si no a usted puedo confiarme? De verdad no s cmo empezar. Es pecado alegrarse del mal ajeno. Todos lo cometemos no es cierto? Fjese usted cuando hay un accidente, un crimen, un incendio. Qu alegra sienten los dems porque no fue para ellos al menos una entre tantas desgracias de este mundo. Usted no es de aqu, padre, no conoci Mxico cuando era una ciudad pequea, preciosa, muy cmoda, no la monstruosidad que padecemos ahora en Entonces nacamos y moramos en el mismo sitio sin cambiarnos nunca de barrio.

Nada volver a ser igual Perdone, estoy divagando. No tengo a nadie con quin hablar y cuando me suelto Ay, padre, qu vergenza, si supera, jams me haba atrevido a contarle esto a nadie, ni a usted. Pero ya estoy aqu. Despus me sentir ms tranquila. Mire, Rosalba y yo nacimos en edificios de la misma calle, con apenas tres meses de diferencia.

Nuestras madres eran muy amigas. Nos llevaban juntas a la Alameda y a Chapultepec. Juntas nos ensearon a hablar y a caminar. Desde que entramos en la escuela de prvulos Rosalba fue la ms linda, la ms graciosa, la ms inteligente.

Le caa bien a todos, era amable con todos. En primaria y secundaria lo mismo: la mejor alumna, la que portaba la bandera en las ceremonias, bailaba, actuaba o recitaba en los festivales. No me cuesta trabajo estudiar, deca. Me basta or algo para aprendrmelo de memoria. Ay, padre, por qu las cosas estn mal repartidas?

Por qu a Rosalba le toc lo bueno y a m lo malo? Fea, gorda, bruta, antiptica, grosera, dscola, malgeniosa. En fin Ya se imaginar lo que nos pas al llegar a la preparatoria cuando pocas mujeres alcanzaban esos niveles. Todos queran ser novios de Rosalba. A m que me comieran los perros: nadie se iba a fijar en la amiga fea de la muchacha guapa. En un periodiquito estudiantil publicaron: dicen las malas lenguas que Rosalba anda por todas partes con Zenobia para que el contraste haga resplandecer an ms su belleza nica, extraordinaria, incomparable.

Desde luego la nota no estaba firmada. Pero s quin la escribi. No lo perdono aunque haya pasado ms de medio siglo y hoy sea muy importante. Qu injusticia no cree? Nadie escoge su cara. Si alguien nace fea por fuera la gente se las arregla para que tambin se vaya haciendo horrible por dentro. A los quince aos, padre, ya estaba amargada. Odiaba a mi mejor amiga y no poda demostrarlo porque ella era siempre buena, amable, cariosa conmigo.

Cuando me quejaba de mi aspecto me deca: Qu tonta eres. Cmo puedes creerte fea con esos ojos y esa sonrisa tan bonita que tienes. Era slo la juventud, sin duda.

A esa edad no hay quien no tenga su gracia. Mi madre se haba dado cuenta del problema. Para consolarme hablaba de cunto sufren las mujeres hermosas y qu fcilmente se pierden.

Yo quera estudiar Derecho, ser abogada, aunque entonces daba risa que una mujer anduviera en trabajos de hombre. Habamos pasado juntas toda la vida y no me anim a entrar en la universidad sin Rosalba.

An no terminbamos la preparatoria cuando ella se cas con un muchacho bien que la haba conocido en una kerms. Se la llev a vivir al Paseo de la Reforma en una casa elegantsima que demolieron hace mucho tiempo. Desde luego me invit a la boda pero no fui. Rosalba, qu me pongo? Los invitados de tu esposo van a pensar que llevaste a tu criada. Tanta ilusin que tuve y desde los dieciocho aos me vi obligada a trabajar, primero en El Palacio de Hierro y luego de secretaria en Hacienda y Crdito Pblico.

Me qued arrumbada en el departamento donde nac, en las calles de Pino. Santa Mara perdi su esplendor de comienzos de siglo y se vino abajo. Para entonces mi madre ya haba muerto en medio de sufrimientos terribles, mi padre estaba ciego por sus vicios de juventud, mi hermano era un borracho que tocaba la guitarra, haca canciones y ambicionaba la gloria y la fortuna de Agustn Lara.

Pobre de mi hermano: toda la vida quiso hacerse digno de Rosalba y muri asesinado en un tugurio de Nonoalco. Pasamos mucho tiempo sin vernos. Un da Rosalba lleg a la seccin de ropa ntima, me salud como si nada y me present a su nuevo esposo, un extranjero que apenas entenda el espaol.

Ay, padre, aunque no lo crea, Rosalba estaba ms linda y elegante que nunca, en plenitud, como suele decirse. Me sent tan mal que me hubiera gustado verla caer muerta a mis pies. Y lo peor, lo ms doloroso, era que ella, con toda su fortuna y su hermosura, segua tan amable, tan sencilla de trato como siempre.

Promet visitarla en su nueva casa de Las Lomas. No lo hice jams. Por las noches rogaba a Dios no volver a encontrrmela. Me deca a m misma: Rosalba nunca viene a El Palacio de Hierro, compra su ropa en Estados Unidos, no tengo telfono, no hay ninguna posibilidad de que nos veamos de nuevo.

A esas alturas casi todas nuestras amigas se haban alejado de Santa Mara. Las que seguan all estaban gordas, llenas de hijos, con maridos que les gritaban y les pegaban y se iban de juerga con mujeres de sas. Para vivir en esa forma mejor no casarse. No me cas aunque oportunidades no me faltaron. Por ms amolados que estemos siempre viene alguien a nuestra espalda recogiendo lo que tiramos a la basura.

Se fueron los aos. Sera poca de vila Camacho o Alemn cuando una tarde en que esperaba el tranva bajo la lluvia la descubr en su gran Cadillac, con chofer de uniforme y toda la cosa. El automvil se detuvo ante un semforo. Rosalba me identific entre la gente y se ofreci a llevarme. Se haba casado por cuarta o quinta vez, aunque parezca increble. A pesar de tanto tiempo, gracias a sus esmeros, segua siendo la misma: su cara fresca de muchacha, su cuerpo esbelto, sus ojos verdes, su pelo castao, sus dientes perfectos Me reclam que no la buscara, aunque ella me mandaba cada ao tarjetas de Navidad.

Me dijo que el prximo domingo el chofer ira a recogerme para que cenramos en su casa. Cuando llegamos, por cortesa la invit a pasar. Y acept, padre, imagnese: acept. Ya se figurar la pena que me dio mostrarle el departamento a ella que viva entre tantos lujos y comodidades.

Aunque limpio y arreglado, aquello era el mismo cuchitril que conoci Rosalba cuando andaba tambin de pobretona. Todo tan viejo y miserable que por poco me suelto a llorar de rabia y de vergenza. Rosalba se entristeci. Nunca antes haba regresado a sus orgenes. Hicimos recuerdos de aquellas pocas. De repente se puso a contarme qu infeliz se senta. Por eso, padre, y fjese en quin se lo dice, no debemos sentir envidia: nadie se escapa, la vida es igual de terrible con todos.

La tragedia de Rosalba era no tener hijos. Los hombres la ilusionaban un momento. En seguida, decepcionada, aceptaba a algn otro de los muchos que la pretendan. Pobre Rosalba, nunca la dejaron en paz, lo mismo en Santa Mara que en la preparatoria o en esos lugares tan ricos y elegantes que conoci ms tarde.

Se qued poco tiempo. Iba a una fiesta y tena que arreglarse. El domingo se present el chofer. Estuvo toca y toca el timbre. Lo espi por la ventana y no le abr. Qu iba a hacer yo, la fea, la gorda, la quedada, la solterona, la empleadilla, en ese ambiente de riqueza. Para qu exponerme a ser comparada de nuevo con Rosalba. No ser nadie pero tengo mi orgullo. Ese encuentro se me grab en el alma.

EGY LUXUSPROSTITULT VALLOMSAI PDF

La zarpa jose emilio pacheco

.

D-NOTE DLA401 PDF

La mortalidad en “La Zarpa” de José Emilio Pacheco

.

KORI DIYE KINLAM PDF

'La Zarpa' (Un cuento de José Emilio Pacheco)

.

ECOTHERM ECO VERSAL PDF

ANÁLISIS DE LA ZARPA DE JOSÉ EMILIO PACHECO

.

Related Articles