EL POSITIVISMO LOGICO AYER PDF

Si excluimos de. Entre los contemporaneos, los autores del fol. Wittgenstein no se adhiri6 oficialmente al Circulo, pero mantuvo estrechas relaciones personales, por 10 menos con Schlick y Waismann, en quienes sigui6 influyendo con posteriori dad a su partida hacia Cambridge en En Cambridge, don de ensefio hasta , cuatro alios antes de su muerte, ejerci6 una influencia casi desp6tica sobre sus discipulos, y aunque durante aquellos alios no public6 nada, salvo un breve articulo, casi toda la generaci6n joven de fil6sofos ingleses sinti6 poderosamente su influencia.

Author:Digis Voodoorr
Country:Malta
Language:English (Spanish)
Genre:Spiritual
Published (Last):2 March 2016
Pages:155
PDF File Size:10.40 Mb
ePub File Size:18.39 Mb
ISBN:161-4-51258-298-3
Downloads:24268
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Zuzshura



Ayer "El Crculo de Viena surgi a principios de la dcada de a , cuando Mortiz Schlick, en torno del cual se agrup, lleg de Kiel para ocupar la ctedra de filosofa en la Universidad de Viena. Publican] una lista de aquellos a quienes consideraban sus principales precursores. Este criterio de Popper] permite negar un enunciado existencial indefinido, pero no afirmarlo; [ En vez de ella, optaron por darse por satisfechoss con un criterio ms dbil que nicamente exiga que un enunciado fuese capaz de ser confirmado o refutado en algn grado por la observacin; [ El Crculo de Viena tendi a ignorar este problema, [ Ahora bien, por qu ha de aceptarse esta prescripcin?

Lo ms que se ha demostrado es que los enunciados metafsicos no caen dentro de la misma categora de las leyes de la lgica, [ En consecuencia, condenaban a la metafsica porque no satisfaca esta condicin.

El resultado era que la verdad de un enunciado elemental slo se poda comprobar directamente mediante la persona a cuya experiencia se refera. No se puede] verificar los correspondientes enunciados que ellas hacen acerca de sus experiencias, y si no los puedo verificar, tampoco los puedo comprender. Hasta este punto, habitamos mundos totalmente distintos, pero lo que se puede verificar es que esos mundos tienen una estructura anloga.

A estos] enunciados elementales, [ En su conjunto, el Crculo de Viena, no se interes mucho por la tica, pero no refut la opinin de Schlick segn la cual, si se habran de incluir enunciados ticos en el marco cientfico, tendran que manejarse del modo que l propona. Nada quedaba que pudiera tratar la filosofa; por esta razn, Wittgenstein y tambin Schlick, sostuvieron que la filosofa no era una teora, sino una actividad.

Carnap formula su famosa distincin entre los modos materiales y los modos formales del lenguaje; [ En lo que estuvo en su mayor parte equivocado fue en suponer que eran sintcticos, ya que lo que incumbe no es la forma ni el orden de las palabras, sino su uso. Sin embargo, strictu sensu una secuencia de palabras carece de sentido cuando, dentro de un lenguaje especfico, no constituye una proposicin.

Puede suceder que a primera vista esta secuencia de palabras parezca una proposicin; en este caso la llamaremos pseudoproposicin. Nuestra tesis es que el anlisis lgico ha revelado que las pretendidas proposiciones de la metafsica son en realidad pseudoproposiciones. En el curso de la evolucin histrica, una palabra frecuentemente cambio su significado. Tambin sucede a veces que una palabra pierda su antiguo significado sin llegar a adquirir uno nuevo.

As es como surge un pseudoconcepto. La formulacin correcta es 1 ; 2 es la formulacin de acuerdo con la terminologa de la lgica; 3 la formulacin de acuerdo con la terminologa de la teora del conocimiento; 4 de acuerdo con la filosofa.

La condicin necesaria y suficiente para que a tenga un significado puede darse en cada una de las formulaciones siguientes, que dicen fundamentalmente lo mismo: 1 Que las notas empricas de a sean conocidas. Pero hay adems un segundo gnero de pseudoproposiciones; stas constan de palabras con significado, pero reunidas de tal manera que el conjunto no tiene sentido.

Aqu se releva la importancia filosfica de la tarea de elaborar una sintaxis lgica que ocupa a los lgicos en la actualidad. Las proposiciones de los cuentos de hadas no entran en conflicto con la lgica sino slo con la experiencia; tienen pleno sentido aunque sean falsas.

La metafsica no es tampoco una supersticin; es perfectamente posible creer tanto en proposiciones verdaderas como en proposiciones falsas, [ Mediante la ayuda de otros seres podemos llegar a conocer con un alto grado de certidumbre lo que nos es incierto, pero lo que nos es incomprensible, carente de sentido, no puede devenir pleno de sentido con la ayuda de otro ser, as supiera enormidades.

Por ello, ningn dios y ningn diablo podrn ayudarnos a obtener algn conocimiento metafsico. Encontramos con especial frecuencia pseudoproposiciones de este gnero por ejemplo en los escritos de Hegel y de Heidegger, [ Algo que estuviera en principio ms all de lo experimentable no podra ser dicho, ni pensado, ni planteado. Las proposiciones con sentido se dividen en las siguientes clases: [tautolgicas, y empricas ya sean estas verdaderas o falsas ]. Lo que queda no son proposiciones, no es una teora ni un sistema, sino exclusivamente un mtodo, esto es, el del anlisis lgico.

74LS126 DATASHEET PDF

A. J. Ayer - El positivismo lógico

.

FEDRA LEKTIRA PDF

Alfred Jules Ayer, el gran referente del positivismo lógico

.

Related Articles