LUIS SEPULVEDA EL VIEJO QUE LEIA NOVELAS DE AMOR PDF

Se trata de la autoridad en la aldea. Concluye que ha sido una tigrilla. Esto descarta el robo y confirma la tesis del viejo. El viejo relata ahora la historia como si la estuviera viendo desde la perspectiva de la tigrilla: sale a cazar y cuando regresa encuentra a su macho y a los cachorros muertos. El alcalde los deja ir y se marcha.

Author:Zulkishakar Fenrim
Country:Nepal
Language:English (Spanish)
Genre:Environment
Published (Last):2 October 2009
Pages:429
PDF File Size:10.39 Mb
ePub File Size:9.52 Mb
ISBN:910-3-86626-740-7
Downloads:76092
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Shakataur



Y merecedora de varios otros premios internacionales. Esta novela fue convertida en best-seller y sus derechos fueron vendidos al cine a Jean-Jacques Annaud, nadie puede ignorar ya a este autor. El era un hombre joven, rubio y de contextura fuerte. Al morir el viejo, heredaron unos pocos metros de tierra, insuficientes para el sustento de una familia.

El hombre cultivaba la propiedad familiar y trabajaba en terrenos de otros propietarios. La mujer no se embarazaba. Eso era El Idilio. La pareja se dio a la tarea de construir precariamente una choza.

Los Shuar, compadecidos, se acercaban a echarles una mano. El supo que los blancos estaban perdidos. Los Shuar empujaron la canoa y enseguida borraron sus huellas de la playa. El lugar estaba cambiado. Los hombres se hicieron a un lado al ver llegar al alcalde. Tras un gran esfuerzo, los hombres consiguieron rodear al esquivo animal. Vengo a decirle que tenga cuidado. Piensa votarle la casa, paisano. No fue un arribo elegante el que hicieron. Chocaron contra los pilotes del muelle y ni se preocuparon de subir la carga.

Vinieron los americanos y apenas pisaron tierra partieron en busca del alcalde. Supongo que el puesto le dejaba algunas ganancias, no. Creo entenderlo dijo el viejo. El muerto era Plascencio Punan, un tipo que no se dejaba ver mucho. Regresaron al puesto y el gordo dispuso de las guardias. Hay palabras que no conozco. Para que sepan Venecia es una ciudad construida en una laguna. No pero soy instruido. Y nos ha olido. Por culpa de ustedes se me fue. Ustedes se las saben todas.

Al amanecer, salieron a rastrear las proximidades. La lluvia no borraba el rastro de plantas aplastadas dejado por el animal. Al viejo no le importaba mayormente lo que pensara el gordo sudoroso. Tampoco le importaba la recompensa ofrecida. Estaba molesto de no conseguir apropiarse del argumento. Ha, lo mejor tengo miedo. No es la primera vez que te enfrentas a una bestia enloquecida. Puede seguirlos y eliminarlos uno por uno antes de que lleguen a El Idilio. Recuerda que no eres un cazador.

En canoa seguiste el rastro hasta descubrir la playa donde se soleaba. Entonces dejaste varias nutrias muertas como cebo y esperaste. Fue un buen salto. El machete en la mano. El corte limpio.

Los tigrillos no cazan tigrillos. Escupiendo muchas veces para que sepas que dice la verdad. La hembra no cazaba. Ese es tu plan.

Quieres verme huir selva adentro y seguirme. Al llegar al puesto abandonado de los buscadores de oro. Dispuso el arma y el machete a sus costados. Lo meaba.

2006 KAWASAKI VULCAN 900 CLASSIC OWNERS MANUAL PDF

UN VIEJO QUE LEÍA NOVELAS DE AMOR

.

DESIGN OF URBAN SPACE MADANIPOUR PDF

Literatura

.

Related Articles