CHILE DEPREDADOR CASTULO MARTINEZ RESUMEN PDF

Bueno, voy a decir las cosas claras: Deportan a la familia cordobesa detenida en EE. Perdon para los que se sientan aludidos por este texto copiado pero es algo casgulo deben saberlo para que vean la realidad de la perdida de tiempo que hacen al responder a barjas, a chilenos de corazon y demas troles que pululan escondidos cobardemente detras de una PC. En lugar de ser prudentes con los capitales golondrinas, los alentamos. Ahora es el pais mas humilde del Hemisferio.

Author:Kizahn Dogrel
Country:Iraq
Language:English (Spanish)
Genre:Photos
Published (Last):17 November 2005
Pages:494
PDF File Size:5.22 Mb
ePub File Size:5.43 Mb
ISBN:246-4-12009-209-2
Downloads:16176
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Faegor



Prlogo a la segunda edicin. El Despoblado de Atacama 2. La Verdadera Causa de la Guerra del Pacfico 3. El Combate de La Concepcin 4. Fabricando Hroes 6. La Conexin Mormona 2. Mariano Egaa Fabres 2. Andrs Bello Lpez 3. Diego Portales y Palazuelo 4. Carlos Ibez del Campo 5. Conrado Ros Gallardo 5. El Tratado Santa Cruz-Garrido 2. El Tratado de Paucarpata 3. Los Tratados y Protocolos de 4.

En Perjuicio del Estado de Arauco 2. En Perjuicio de la Repblica de Bolivia 3. La Mira en el Litio Palabras Finales Oligarqua--segn el Diccionario Durvan--es "una forma de gobierno en que el poder est en manos de un reducido grupo de personas pertenecientes a una misma clase social".

Incluye, adems, a "un conjunto de algunos poderosos negociantes que se unen para que todos los negocios dependan de su arbitrio". Eran estos hombres humildes y esforzados, tenaces y duros, que ocultaban por instinto su orgullo y su codicia.

La lucha con la tierra avara los haba hecho sufridores de hambre y sed, y haba apagado su imaginacin. Pero su contraparte peruana tena las mismas intenciones, de modo que la ambicin de ambas oligarquas por la posesin de ese rico territorio condujo a la sangrienta Guerra del Pacfico. Imprenta y Lito. Universo: Santiago de Chile, tomo 1 en , tomo 2 en Para ello recurri la oligarqua gobernante al socorrido expediente de declarar fiscal, prohibiendo su denuncia, todo el salitre de las pampas desiertas, las cuales por el Cdigo Civil son bienes del Estado.

En seguida, mediante cierta poltica judicial, y una ley infame de , el salitre pas lenta y seguramente, gracias a toda clase de fraudes, constantemente impunes, a las manos de la oligarqua dirigente, la cual se ha visto obligada a compartir su dominio con numerosos aventureros, principalmente extranjeros, y con fuertes capitalistas europeos o norteamericanos, los que en definitiva se quedarn con todo".

Mientras la debilidad de ese pueblo, y la lenidad de algunos de sus hombres pblicos, lo permita, los grupos econmicos chilenos no descansarn en su ambicin por succionar tantos beneficios y riquezas naturales de Bolivia como sea posible. Para lograr sus propsitos, probablemente aplicarn el mismo esquema que tan buenos resultados les dio hace ms de cien aos, a saber: a Empresas chilenas instaladas y operando en Bolivia; b Prominentes bolivianos apoyando los intereses de estos grupos econmicos chilenos; c Involucrar--si el caso lo requiera--al Gobierno de Chile para que tercie a favor de sus intereses econmicos.

Al igual que en el pasado, de todo este juego de intereses entre las oligarquas de Santiago y La Paz, ms la infaltable participacin de empresas europeas y angloamericanas, el pueblo no recibe beneficio alguno, ni siquiera por decantacin. A las oligarquas no les interesa el bienestar del pueblo. Un caso tpico es el anhelado desenclaustramiento boliviano, cuya materializacin beneficiar no slo a Bolivia sino en gran manera a la zona norte chilena.

Si las compensaciones bolivianas fuesen en agua dulce, gas y petrleo ms baratos, eso mejorara notablemente la calidad de vida de los esforzados habitantes del extremo norte de Chile, lo que ayudara a resolver el angustioso problema del desempleo que existe en la Primera Regin. De modo que el levantamiento del encierro terrestre de Bolivia involucra naturalmente la solucin a la creciente miseria de miles de chilenos que viven en el norte del pas.

Pero a la oligarqua no le conviene esta solucin, pues al romperse el candado del enclaustramiento boliviano, estos se abriran a otros mercados internacionales, y los grupos econmicos chilenos perderan a sus forzados clientes o, por lo menos, tendran que adaptarse a las nuevas reglas del juego.

Por eso, en el terreno poltico, ha creado y mantenido desde hace muchos aos una doctrina de negacin hacia Bolivia, adulterando datos histricos--o callndolos u ocultndolos convenientemente--para crear en el pueblo chileno una actitud desconfiada hacia los bolivianos presentndolos como transgresores de tratados y causantes de la Guerra del Pacfico.

El propsito de este libro es desmalezar el terreno histrico afectado por la doctrina de 4 negacin, y presentar la verdad limpia y brillante, para que su fulgor alumbre al pueblo chileno y lo persuada a pedir a las autoridades que accedan a estudiar, juntamente con Bolivia, la frmula que permita a esa nacin contar, una vez ms, con un puerto propio en la extensa costa chilena, respetando el decoro, la dignidad y los intereses de ambos pases. Por eso he escrito este libro.

Abril del , Arica, Chile. Prlogo a la Segunda Edicin La primera edicin de este libro, de pginas, se agot a los pocos meses de su publicacin. Hoy se publica su segunda edicin con el doble del material original, y con el propsito de que la informacin incorporada sea de utilidad para aquellas personas de mente abierta que estn buscando conocimiento adicional al que tradicionalmente se le ensea en la escuela, liceo, y universidad, acerca de lo que ocurri entre Bolivia, Per, y Chile, tanto antes como despus de la Guerra del Pacfico.

Los datos que aqu se entregan estn debidamente documentados, principalmente en fuentes chilenas. La verdad es la concordancia perfecta entre los hechos y la narracin de los mismos.

La ms mnima divergencia entre ambos factores significara que la verdad ha sido adulterada. Y si la discrepancia es total, quiere decir que la verdad ha sido transformada en mentira. En Chile la verdad histrica --al menos en relacin con Bolivia y Per--tiene ciertas reas manipuladas; y esta verdad adulterada se ensea en las escuelas chilenas, desde los primeros aos de la enseanza bsica hasta el perodo universitario, como si fuera verdad genuina. De acuerdo con Cicern, "la primera Ley de la historia es no decir nada que sea falso, tener el valor para no callar nada verdadero, y evitar hasta la sospecha de favor o de odio".

Es, por lo tanto, deber moral del historiador armonizar sus relatos con la verdad, acudiendo a las fuentes mismas de la historia, a fin de dar a la verdad el mejor servicio posible. Sin embargo, no se ha aplicado esta norma en la redaccin de textos escolares dedicados a la enseanza de la historia en Chile.

Diversos episodios se han manipulado con el expreso propsito de ocultar la verdad al estudiante. La respuesta del seor Barros Arana fue memorable: "Si la historia no nos ofrece hombres modelos, es deber del historiador hacerlos". Al seor Encina le debe haber agradado esa idea, pues en el mismo libro en el que menciona su entrevista con el Sr. Barros Arana, l expresa un concepto similar: "Debe suprimirse todo lo que pueda influir desfavorablemente en la formacin moral de las generaciones que vienen.

Hay que disimular el hecho de que la revolucin de la Independencia fue una guerra civil, y censurar las zamacuecas de Portales que Vicua Mackenna tuvo la desgraciada ocurrencia de recoger en la historia. Basta relegar al claroscuro las fallas". He aqu algunos ejemplos. El Despoblado de Atacama Datos oficiales de la poca colonial ponen de manifiesto que el despoblado de Atacama no perteneci jams a Chile.

De modo que el despoblado de Atacama quedaba fuera del territorio chileno. Por ejemplo, la de establece claramente que: "El territorio de Chile se extiende desde el desierto de Atacama hasta el Cabo de Hornos, y desde la Cordillera de los Andes hasta el mar Pacfico".

Al comentar esta constitucin, el prestigioso jurisconsulto chileno, don Jos Victorino Lastarria, aclar el significado de este Artculo Primero: "Este artculo, tal como aparece en la Constitucin vigente, lo haban consignado ya las constituciones polticas de Chile, promulgadas en , en y en El Reglamento Orgnico, acordado por los plenipotenciarios de la Repblica, el 30 de marzo de , al fijar los departamentos en que deba dividirse Chile, se limit a sealar el lmite del norte en el desierto de Atacama, dejando indeterminado el sur.

Ningn ttulo de propiedad, legal o histrico, excepto el que da la fuerza. Casi sistemticamente la tendencia es ignorar o disimular la verdad.

Considrese los siguientes ejemplos: 1. Un manual redactado por el profesor Francisco Fras Valenzuela seala que "la capitana general de Chile tena como lmite septentrional, o lmite con el virreinato del Per, el ro Loa, quedando as el desierto de Atacama como territorio chileno".

Un texto preparado para alumnos en etapa preuniversitaria ensea que "Chile limitaba por el norte con el Per, separados por el ro Loa en los 21 de latitud sur. Por lo tanto, la Audiencia de Charcas no tuvo salida al Pacfico, y el desierto de Atacama quedaba bajo la jurisdiccin de la Audiencia de Chile". El historiador Francisco Antonio Encina expresa en uno de sus libros que "Chile y el Per tuvieron siempre jurisdiccin exclusiva [ Una real cdula fij los lmites entre Chile y la Audiencia de Charcas Bolivia sin salida al mar".

El historiador Oscar Espinoza Moraga afirma en su libro Bolivia y el Mar, que "el reino de Chile dominaba desde el ro Loa, al sur, incluyendo a todo el desierto y litoral de Atacama". Este es, pues, uno de los casos en que la verdad ha sido adulterada, y es as como se presenta a los estudiantes. La Verdadera Causa de la Guerra del Pacfico El inters de la oligarqua chilena y del Gobierno de Chile en las riquezas naturales de la provincia de Tarapac y del desierto de Atacama fue la causa bsica de la Guerra del Pacfico.

Considere el testimonio que le entonces diputado Jos Manuel Balmaceda Fernndez entreg en sesin del 16 de septiembre de "Razones histricas, legendarias, geogrficas e industriales, hacan necesario llevar la guerra a su ltimo trmino [ Por nuestra parte, necesitamos a Tarapac como fuente de riqueza y a Arica como punto avanzado de la costa.

El mismo seor Balmaceda Fernndez, siendo ya Ministro de Relaciones Exteriores de Chile, dirigi el 24 de diciembre de una circular a sus representantes diplomticos en el extranjero, en la que, con todo desparpajo, afirmaba textualmente que: "El territorio salitrero de Antofagasta y el territorio salitrero de Tarapac fueron la causa real y directa de la guerra".

El historiador Benjamn Vicua Mackenna reconoci tambin que fue el inters de Chile en el litoral boliviano lo que condujo a la Guerra del Pacfico. Unos pocos ejemplos bastarn: 1. Don Francisco Antonio Encina, reproduciendo la versin oficial del Gobierno de la poca, seala en su Historia de Chile que, habiendo violado Bolivia el tratado de , Chile reivindicaba todos los derechos que posea antes del pacto de La Biblioteca de Oro del Estudiante, una obra de consulta para el estudiantado chileno, ensea que "ante la violacin flagrante del tratado de , el gobierno orden la ocupacin de Antofagasta".

La Historia de Chile, de don Walterio Millar, obra aprobada por el Ministerio de Educacin Pblica para las escuelas primarias y preparatorias de los liceos, inculca que la causa de la guerra fue que Bolivia vulner los tratados celebrados con Chile en y En su libro Guerra del Pacfico, el general Augusto Pinochet afirma que, "al violar Bolivia el tratado de , dej a Chile en libertad para recuperar y ocupar todo el territorio situado al sur del paralelo 23 de latitud sur".

Aunque esta posicin contradice a la verdad histrica sacada a luz por don Jos Manuel Balmaceda y don Benjamn Vicua Mackenna, el Ministerio de Educacin de Chile no parece ver ningn problema de tica al permitir que textos como los ya citados lleguen a los estudiantes chilenos.

Este es otro de los casos de verdad adulterada. El Combate de La Concepcin Este episodio de la Guerra del Pacfico ocurri el 9 de julio de en La Concepcin, una aldea situada a orillas del ro Jauja, zona de Huancayo, en la sierra peruana.

A 26 kilmetros al norte de Huancayo se encuentra el pueblo de Concepcin, que entonces contaba con unos tres mil habitantes. Aquella localidad haba sido fundada por los incas en territorio de los Huancas y descubierta por el conquistador espaol Hernando Pizarro un 8 de diciembre, da de la Inmaculada Concepcin.

All se hallaba acantonada la cuarta compaa de infantera del regimiento "Chacabuco", al mando del capitn Ignacio Carrera Pinto, compuesta de 77 combatientes entre oficiales y soldados. Haba, adems, tres mujeres, una de las cuales haba dado a luz ese mismo da. La versin con los detalles de esta batalla, que ms se ha popularizado en Chile, es la que dej por escrito el Coronel Estanislao del Canto. Sin embargo, esta versin tiene debilidades porque l dijo que est basada en los datos que le proporcion un sirviente espaol de una casa en la que el Coronel haba pernoctado en un viaje anterior, porque cuando l y sus hombres llegaron al lugar de los hechos, la batalla haba concluido y el grueso de los atacantes peruanos ya se haba retirado.

Tambin el Comandante Marcial Pinto Agero, quien tena a su cargo la vanguardia de las fuerzas chilenas compuestas de la 2da. Compaa del "Chacabuco", mandada por el Capitn Jorge Boonen Rivera, y la Compaa del "Lautaro", al mando del Capitn Rmulo Correa, dijo que tuvo que consultar con los pocos habitantes del pueblo que pudo encontrar para poder preparar su informe a sus superiores.

Sin embargo, parece extrao que los lugareos se hayan quedado despus del combate, con el riesgo de perder sus vidas cuando llegaran las fuerzas chilenas y encontraran a la 16 Augusto Pinochet Ugarte, Guerra del Pacfico, , Revistas y Publicaciones Militares: Santiago de Chile, El historiador don Gonzalo Bulnes Pinto confirma esto con tajante claridad: "El combate de Concepcin no tuvo testigos chilenos porque todos perecieron.

Los peruanos que hubieran podido dar informacin sobre l, huyeron al saber la aproximacin de nuestro ejrcito, y los pocos que se quedaron fueron fusilados en el furor de la venganza. La hora no era para or declaraciones [ Por consiguiente, la mayor parte de los detalles anecdticos que se refieren sobre este combate no estn suficientemente comprobados.

Se ignora cundo y cmo murieron Carrera, Prez Canto y Montt". Hora y media ms tarde, las tropas chilenas llegaban al pueblo, ya desalojado no slo por el enemigo, sino por todos los pobladores, que temieron las represalias a que poda dar lugar el cuadro pavoroso que ofreca la plaza cubierta de cadveres".

Biblioteca Fundamental de la Educacin Media. Historia de Chile

IBERT ENTR ACTE PDF

CHILE DEPREDADOR CASTULO MARTINEZ RESUMEN PDF

.

CORUSCANT NIGHTS JEDI TWILIGHT PDF

Cástulo Martínez

.

Related Articles