EL ALAMBRE DE PUA HORACIO QUIROGA PDF

Del bosque no quedaba en verdad sino una franja de doscientos metros de ancho. Y ambos, pasando la cabeza sobre el hilo superior, contemplaron atentamente. De modo que cortando oblicuamente el yerbal prosiguieron su camino, hasta que un nuevo alambrado contuvo a la pareja. Sin duda. Mas en pleno invierno… Y con las narices dilatadas de gula, los caballos acercaron al alambrado.

Author:Vugul Maular
Country:Sri Lanka
Language:English (Spanish)
Genre:Photos
Published (Last):7 November 2015
Pages:274
PDF File Size:3.31 Mb
ePub File Size:14.76 Mb
ISBN:299-4-97531-725-2
Downloads:64030
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Akitaur



Del bosque no quedaba en verdad sino una franja de doscientos metros de ancho. Y ambos, pasando la cabeza sobre el hilo superior, contemplaron atentamente. De modo que cortando oblicuamente el yerbal prosiguieron su camino, hasta que un nuevo alambrado contuvo a la pareja. Sin duda. Mas en pleno invierno… Y con las narices dilatadas de gula, los caballos acercaron al alambrado. Desde hace un mes pasamos por todas partes. Las vacas no se dignaron siquiera mirar a los intrusos.

Dicen eso y no pasan por ninguna parte. Nosotras pasamos y ustedes no pueden. Corre los palos con los cuernos. De pronto las vacas se removieron mansamente: a lento paso llegaba el toro.

Y ante aquella chata y obstinada frente dirigida en tranquila recta a la tranquera, los caballos comprendieron humildemente su inferioridad. Desde la tranquera, los caballos y las vacas miraban. Los caballos miraban siempre. Come mucho. Te voy a dar saltitos… —gritaba el hombre.

De este modo, los caballos vieron y oyeron al irritado chacarero y al polaco cazurro. Acaba de pisotearme toda la avena. El polaco, alto y de ojillos azules, hablaba con agudo y meloso falsete.

El chacarero se fue. Pero cuando los pobres caballos pasaron por el camino, ellas abrieron los ojos, despreciativas: —Son los caballos. Y tienen soga. Ustedes no pasan. Lo dijo el hombre. Vieron en el camino al chacarero que cambiaba todos los postes de su alambrado, y a un hombre rubio que, detenido a su lado a caballo, lo miraba trabajar.

El caballo va al trote, y el hombre al galope… Prosiguieron. Observaron atentamente aquello, especialmente los postes. Pero en cambio, aquellos dos modestos alambres en reemplazo de los cinco hilos del cercado anterior, desilusionaron a los caballos.

Los dos tienen soga. Ellos no pasan. Las vacas, mientras tanto, se animaban unas a otras. Las vacas se colocaron todas de frente al cercado, siguiendo atentas con los ojos a la bestia invasora.

En efecto, el hombre acababa de salir del rancho y avanzaba hacia el toro.

KOMIK ASTERIX BAHASA INDONESIA PDF

El alambre de púas

Texto completo. Del bosque no quedaba en verdad sino una franja de doscientos metros de ancho. Y ambos, pesando la cabeza sobre el hilo superior, contemplaron atentamente. De modo que cortando oblicuamente el yerbal, prosiguieron su camino, hasta que un nuevo alambrado contuvo a la pareja.

BEYOND THERAPY CHRISTOPHER DURANG PDF

EL ALAMBRE DE PÚA

Del bosque no quedaba en verdad sino una franja de doscientos metros de ancho. Y ambos, pesando la cabeza sobre el hilo superior, contemplaron atentamente. De modo que cortando oblicuamente el yerbal, prosiguieron su camino, hasta que un nuevo alambrado contuvo a la pareja. Sin duda. Mas en pleno invierno

6ES7 222-1BH30-0XB0 PDF

El alambre de púa

Vujar His published collections included Cuentos de amor, de locura y de muerteCuentos de la selva and Anaconda Horacio Quiroga was born in Uruguay and is best known for short stories he wrote during the years he lived in two remote regions — the Chaco region that borders on Bolivia and Misiones, an area in northern Argentina that had once alabmre to the Quiriga missions. Ella lo miraba como si nada hubiera pasado. El alambre de pua — Horacio Quiroga Mientras tanto los 4 idiotas agarraron a Bertita y la mataron como a la gallina, dejando sangre en toda la cocina. Siempre tuvieron discusiones sobre que Kassim nunca le regalaba joyas, vestidos o cosas por el estilo. The series is designed to meet the needs of the fast-growing A Level and undergraduate market for texts in the Spanish language. Pero la joven hermosa se enferma de meningitis y en el delirio de fiebre se siente abrazada por el amor. Sin embargo no resisten la creolina o droga similar y como en el obraje abunda se fueron en una hora.

Related Articles