EL DIA DEL DERRUMBE JUAN RULFO PDF

La escritura de este cuento es posterior a los que integran El Llano en llamas de , y por ello hay tal vez mбs distancia en el tono respecto de los demбs cuentos. Si consideramos la cuestiуn de la ironнa, ya estaba presente desde particularmente en Anacleto Morones, pero en el cuento elegido para nuestro estudio, la ironнa no llega a ser una sбtira tan mordaz como en ese cuento. En el prуlogo a su obra publicada en Espaсa por la editorial Aguilar, Juan Rulfo se dirige a Espaсa con respeto y gratitud, y habla del pueblo mexicano tan acostumbrado a todo tipo de desastres: Hace apenas tres semanas que dejй Espaсa, no sin nostalgia; pero la dejй en muy buenas manos y, como nunca hasta ahora, llena de enйrgica esperanza. Aquн, en cambio, parece que la esperanza se nos estб muriendo cada dнa, cada hora.

Author:Garn Vokazahn
Country:Belgium
Language:English (Spanish)
Genre:Politics
Published (Last):6 November 2009
Pages:172
PDF File Size:14.34 Mb
ePub File Size:1.38 Mb
ISBN:228-7-60103-272-3
Downloads:29191
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Dout



La escritura de este cuento es posterior a los que integran El Llano en llamas de , y por ello hay tal vez mбs distancia en el tono respecto de los demбs cuentos. Si consideramos la cuestiуn de la ironнa, ya estaba presente desde particularmente en Anacleto Morones, pero en el cuento elegido para nuestro estudio, la ironнa no llega a ser una sбtira tan mordaz como en ese cuento. En el prуlogo a su obra publicada en Espaсa por la editorial Aguilar, Juan Rulfo se dirige a Espaсa con respeto y gratitud, y habla del pueblo mexicano tan acostumbrado a todo tipo de desastres: Hace apenas tres semanas que dejй Espaсa, no sin nostalgia; pero la dejй en muy buenas manos y, como nunca hasta ahora, llena de enйrgica esperanza.

Aquн, en cambio, parece que la esperanza se nos estб muriendo cada dнa, cada hora. Y aunque somos un pueblo acostumbrado a soportar los peores desastres, a vivir, como quien dice, entre ruinas. Lo hacemos sуlo por el puro gusto de quejarnos de todo. Y siempre hemos buscado a un amigo sуlo para contarle nuestras dolencias. Ahora lo estoy haciendo con Espaсa. Con esa patria que formу a este Mйxico tan arraigado en su suelo, en su cielo, en sus aires y sobre todo en la solidaridad humana.

Los estudios de Bajtнn sobre el carnaval y su reflexiуn sobre las imбgenes carnavalescas nos ayudarбn en la tarea que nos hemos propuesto, y la propuesta de Vнctor Turner sobre la comunitas nos servirб de punto de contraste.

De la comunitas al concepto de cultura popular Tuzcacuexco sufre un terremoto. Y cuando la gente estб trabajando en levantar de nuevo sus casas, llega el gobernador acompaсado de especialistas en visita de reconocimiento. Las actividades de trabajo se suspenden y se organiza una comida para la comitiva.

La reuniуn se transforma en una fiesta que va subiendo de tono hasta terminar en balacera y pleito callejero, dejando como saldo un muerto. Este sencillo argumento entreteje un complicado juego de voces, en el que la comunidad se va consolidando como tal a medida que avanza el relato. El tiempo presente del texto y el momento en que se inicia el relato, corresponderнan con el momento A. El momento B avanza a medida que la comunidad se incorpora a la dinбmica de la preparaciуn y vivencia de la celebraciуn para el gobernador y su equipo.

En el proceso se intercala el derrumbe, un principio grande y vertical que separa la comunitas de la vida ordinaria, pero con una serie de elementos que se asemejan mucho al carnaval propiciado por la dinбmica de la cultura popular. Bajtнn y el carnaval En su libro La cultura popular en la Edad Media y en el Renacimiento, Bajtнn nos habla de los elementos que componen el carnaval, ya ampliamente conocidos y estudiados en diversos campos acadйmicos. En el carnaval se presentan imбgenes y funciones entre las que se encuentran: imбgenes corporales y unificadoras, como comer y ser comido, el banquete, el cuerpo grotesco, disfraces y metamorfosis; la ironнa y los modos distanciadores como sбtira, parodia, estructuras y causalidades invertidas.

Los ejemplos representativos de йstos ъltimos son el rey bufуn, groserнas que se vuelven elogios, el destronamiento del rey e insultos y golpes subsiguientes, etcйtera. La escena de los acontecimientos es un banquete, pero йste no es el banquete carnavalesco elogiado por Bajtнn.

El pueblo -representado por los narradores- y la autoridad -representada por el gobernador- estбn claramente separados, y uno bajo la servidumbre del otro: Lo cierto es que apenas les servнamos un plato y ya querнan otro y ni modo, allн estбbamos para servirlos p.

El foco de atenciуn es la denuncia del orden polнtico. La desgracia colectiva pone en evidencia un sistema polнtico enajenado de su funciуn.

Se carnavaliza paradуjicamente la desgracia colectiva en una fiesta presidida por la figura y el discurso grotesco del gobernador y un pueblo que convierte su desgracia en pasiva servidumbre. Tampoco hay imбgenes del cuerpo grotesco, de comer y ser comido, de unirse con el mundo. Sin embargo, los matices irуnicos y otros rasgos carnavalescos aparecen continuamente desde el comienzo hasta el final del texto.

Es manifiesto que los dos narradores del cuento -el narrador principal y Melitуn- no intentan expresar intenciones irуnicas contra la autoridad, pero hemos dicho antes, la ironнa estб presente con gran fuerza. En su conocimiento, el gobernador y sus acompaсantes vienen a Tuzcacuexco, destruido por el terremoto, para ayudar y consolar a las vнctimas de la calamidad.

Con un derecho natural, se divierten mucho con la gran comida preparada por el pueblo para compensar su interйs y ayuda fraternal. Se nos enchinу el pellejo a todos de la pura emociуn. Se fue enderezando, despacio, muy despacio, hasta que lo vimos echar la silla hacia atrбs con el pie; poner sus manos en la mesa; agachar la cabeza como si fuera a agarrar vuelo y luego su tos, que nos puso a todos en silencio. El procedimiento anterior aparece como si fuera un orden normal y obligatorio.

De la misma manera, cuando un borracho provoca un tumulto, el gobernador lo arregla desautorizбndolo a portar armas: El gobernador se arrimу entonces al fulano aquel y le quitу la pistola que tenнa todavнa agarrada en una de sus manos agarrotadas por el desmayo. Aunque probablemente el gobernador no sea tan inocente y su egocentrismo sуlo le permita ver hacia arriba, al menos se pretende que asн sea para que no se perturbe la dignidad de su autoridad.

En el nivel de conocimiento del gobernador no hay ninguna ironнa notable. Para йl, la promesa final que cierra su discurso ha resuelto la crisis: Os ayudaremos con nuestro poder.

Las fuerzas vivas del estado desde su faldisterio claman por socorrer a los damnificados de esta hecatombe nunca predecida ni deseada. Mi regencia no terminarб sin haberos cumplido. El gobernador no sabe cuбles ni quй tipo de inversiones han ocurrido ante sus ojos. El nivel de conocimiento de los narradores Los narradores son espectadores del gobernador y de las situaciones que giran alrededor de йl, incluso de las que йl no conoce.

Su actitud de observadores es inocente y cuidadosa sin prejuicio evidente. Unas veces describen con fervor y entusiasmo, y otras veces con matiz negativo pero simple. Por ejemplo, su idea general de la autoridad es йsta: Todos ustedes saben que nomбs con que se presente el gobernador, con tal de que la gente lo mire, todo se queda arreglado. La cuestiуn estб en que al menos venga a ver lo que sucede, y no que se estй allб metido en su casa, nomбs dando уrdenes.

En viniendo йl, todo se arregla, y la gente, aunque se le haya caнdo la casa encima, queda muy contenta con haberlo conocido. La voz de Melitуn sirve de mediaciуn para la primera parte del discurso, y luego deja paso a otra voz de autoridad. Melitуn es el mismo de Nos han dado la tierra 7 que se enfrenta en aquel cuento, junto con otros campesinos, a una autoridad que les niega el derecho a hablar, y ahora, en este cuento, es el narrador.

Aunque en un tiempo fue miembro del sector gobernante, aquн se identifica con el pueblo. Melitуn, expresidente municipal, es quien introduce la voz del gobernador.

El resultado podrнamos decir que es una autoridad local enfrentada a una autoridad superior y forбnea. Con estos hechos, se ve que en su conocimiento hay observaciones muy vнvidas originadas muchas veces por la sola curiosidad, pero tambiйn podemos percibir que aunque hay cierta ironнa en algunas de sus frases, no estб ahн la ironнa mбs fuerte que permea todo el discurso.

Lo que йl oye es la historia en boca de los narradores, en la que las distintas voces del gobernador y de los observadores se juntan, se yuxtaponen y dialogan. Se nos enchinу el pellejo a todos de pura emociуn. Rememorando mi trayectoria, vivificando el ъnico proceder de mis promesas. Ante esta tierra […] aunando a la austeridad de que ha dado muestras la sнntesis evidente de idealismo revolucionario nunca hasta ahaora pleno de realizaciones y de certidumbre.

Fui parco en promesas como candidato, optando por prometer […] p. La inocencia y simplicidad de los narradores y la ingenuidad del gobernador 9 se combinan. La comida ha sido un йxito y los anfitriones se ven obligados a preparar mбs, improvisadamente, ante la demanda: Trajeron mбs damajuanas de ponche y se dieron prisa en tatemar mбs carne de venado, porque aunque ustedes no lo quieran creer y ellos no se dieran cuenta, estaban comiendo carne de venado del que por aquн abunda.

El ambiente de fiesta en todo su apogeo serб el marco del discurso del gobernador. Mбs bien encontramos sus inversiones opuestas. Otra inversiуn esencial, que atenta contra toda lуgica, es que la autoridad no preve el siniestro. El gobernador dice: […] Hoy estamos aquн presentes, en este caso paradojal de la naturaleza, no previsto dentro de mi programa de gobierno El toque del Himno Nacional festeja el botellazo representante del paнs.

El gobernador aparece y habla mucho -dada la extensiуn total del cuento- en un lenguaje evidentemente parodiado. Sуlo que estos seсores se pierden de algo bueno. Ya les dirбs mejor lo que dijo el gobernador. Lo carnavalesco de este cuento, entonces, no es simple o fragmentario sino que estб organizado densamente.

La ironнa que domina el cuento funciona como distanciadora entre el lector y la realidad. Y la manera de crear la ironнa, mediante los diбlogos entre distintas visiones o voces, diбlogos libres y unificadores en un ambiente igual y abierto, se da como entre amigos o entre un texto y el lector. El lector es testigo de varios derrumbes. El terremoto que abate al pueblo, cuando se derrumbaban las casas como si estuvieran hechas de melcocha; nomбs se retorcнan asн, haciendo muecas y se venнan las paredes enteras contra el suelo.

Y la gente salнa de los escombros toda aterrorizada corriendo derecho a la iglesia dando de gritos. Y la gente corre aterrorizada al igual que en el pleito del final que deja como saldo un muerto. Notas: 1 Juan Rulfo, El dнa del derrumbe, Obras. Fondo de Cultura Econуmica, Mйxico, , pp. Citaremos por esta ediciуn y en adelante, sуlo indicaremos entre parйntesis las pбginas correspondientes. El Llano en llamas, Aguilar, Madrid, , pp. Desconocemos la fecha de escritura].

Beatriz Garcнa Rнos. Taurus, Madrid, , p. Vнctor Turner, The Anthropology of Performance. El contexto de Francois Rabelais, trad. Julio Forcat y Cйsar Conroy. Barral Editores, Barcelona, Una lectura crнtica de su obra.

Juan Rulfo, Nos han dado la tierra, Obras. Pliegos, Madrid, , p. Esta comida es en parte semejante a la birria que se prepara en Jalisco -la tierra de Rulfo- como platillo tradicional. Se sirve acompaсada de consomй bien caliente.

CONFECTIONATELY YOURS BOOK 2 PDF

El día del derrumbe por Juan Rulfo

Macario[ edit ] Written like a monologue, where an orphaned town idiot named Macario describes in his flowing narrative a few of the special aspects of his everyday life. Rulfo succeeds in this excellent story in capturing the sickly atmosphere surrounding the idiot boy, who is gnawed by hunger and filled with the terror of hell, and protected, and at the same time exploited, by his Godmother and the servant girl Felipa. They march across a barren plain to reach their property, which is located too far from any source of water to be of any use to them. Tell Them Not to Kill Me! Juvencio is about to be executed by a colonel for the murder of a man, Don Lupe, forty years earlier.

BEYERDYNAMIC CA 1241 PDF

El día del derrumbe

.

Related Articles